jueves, 13 de octubre de 2011

Poniendo al día


 Perdonad el retraso pero llevo días hasta arriba y muy completillos. Os colocaré hoy el día del martes y a ver si mañana puedo recopilar todos los días hasta el presente, porque también he llegado super tarde y mañana toca madrugar.

 El martes me levanté completamente recuperado de mi diarrea. Necesitaba estar por fin al cien por cien.
 La mañana comenzó como siempre, a las 9 y media, camino de Shinjuku.
 Shinjuku se caracteriza por ser una zona llena de rascacielos de oficinas. 
 Mientras nos dirigíamos al ayuntamiento, donde tendríamos una visita gratis, daba la sensación de estar en un lugar donde la peña partía el bakalao.







 Cuando llegamos a lo que nosotros conoceríamos como ayuntamiento, nos encontramos frente a un rascacielos que como Razi decía, parecía Optimus Prime, y que en cualquier momento se convertiría en un  transformer. Parece estúpido, pero es que, aunque en la fotografía primera no se ve bien, el edificio tiene justo en la parte de arriba en el centro, un cuadradito que parec lea cabeza de un robot.
Os coloco las fotos del rascacielos y sus vistas desde su interior.















 Si os dáis cuenta, nunca se ven montañas al fondo. Todo se pierde en edificios y edificios hacia el horizonte.

 
 Tras la visita, el destino era el más friki que podía esperar, tan sólo por lo que me gusta: La tienda oficial de Square-Enix, o lo que es lo mismo, Final Fantasy. Grabé un video cutre en el que en mi excitación no soy consciente de que la cámara la giro como un imbécil y hablo como un niño burbuja, pero como es el único material gráfico que tengo, me veo obligado a colocarlo.
 Para quienes conozcáis Final Fantasy, el video como curiosidad no está mal, sobre todo por el Sephiroth del suelo. Me insultaréis en silencio por ver cómo giro la cámara, y llegaréis a la conclusión de que la tienda no es tanto como parecía. A mí en el momento me flipaba por estar donde estaba, cuando nos fuimos lo fui pensando detenidamente y… ¿qué queréis que os diga? Square Enix debería al menos haber creado un edificio de tres plantas dedicado a la saga. Si no os gustan los videojuegos, podéis pasar el video, porque además de mal grabado, os parecerá una chorrada.



 Para terminar, por la tarde fuimos a Ikebukuro, zona de tiendas y lugar de la marca de coches Toyota, pero que no pudimos visitar por estar cerrada. 
 Coloco algunas fotos, aunque la tarde no fue demasiado interesante más, salvo porque me compré una chupa muy chula y porque mientras paseábamos, nos encontramos con dos niñas monas de unos quince años, a las que iban grabando unas cámaras. Por lo visto eran las protas de una serie Japonesa, e iban de colegialas con dos helados, en plan a lo niñas monísimas, mientras el equipo de televisión sostenía un cartel en el que ponía “prohibido fotos”, a la vez que degenerados civiles se apelotonaban alrededor de las cachorras.
 Aquí en Tokio, el ser un obseso de algo medianamente famoso o en auge se estila mucho, tengas la edad que tengas. Además, siempre hay fanatismo por las típicas crías de moda conocidas como “Idols”, que protagonizan papeles en televisión o por norma general, son cantantes de grupos de música Pop juvenil. El fanatismo por éstas cosas es increíble.
 Para colmo, hubo un momento en el que las nenas iban a una especie de limusina furgoneta con cristales tintados, y pasaron por nuestro lado mirándonos a los ojos descaradamente, de hecho me sentí obligado hasta a saludarlas, cuando van las pivas y me devuelven el saludo como diciendo, “Miradnos, somos vuestras nuevas diosas, andamos con mayor ligereza”.









 Por la noche quedamos con nuestro colega Alberto, el chaval que conocimos en el aeropuerto (rima).
 Estuvimos en un restaurante de cervezas y decidimos ir después a Shibuya a bailar, pero un martes estaba todo muerto y las calles vacías, así que no tuvimos más remedio que volver a casa en el último metro con la putada de que, a diferencia de España, aquí el metro cierra a la una, y no es que el último metro sale a una y hace su línea hasta el final, que va. Aquí a la una en punto el metro se para, esté donde esté.
 Como podéis imaginar, nos paró en mitad de trayecto y nos jodieron, teniendo que pillar un taxi. Fue cachondo porque en nuestro vagón, había peña dormida y entraron guardias a tirarles fuera del vagón por la fuerza, y digo por la fuerza porque es que uno en concreto no se despertaba de lo tronchao que estaba el cabrón, y tuvieron que sacarle a rastras.
 Los japos son la hostia. Recuerdo esa misma noche, esperando ese mismo tren, que en el andén había una parejita que debía estar empezando o algo. Fue gracioso porque, sabiendo ya que los chicos aquí en Tokio suelen ser serios y las chicas vergonzosas, una situación desagradable puede ser la mayor desgracia que puede ocurrir (vease la enfermera de la cara mojada en otra entrada).
 Total, que estaba la parejita tan mona ella, cuando sin comerlo ni beberlo, el chaval levanta el pie para dar un paso y se le desprende la suela del zapato. Evidentemente él se dió cuenta, porque colocó el pie en el suelo de nuevo y cojeó, pero en vez de tener más sangre, no se le ocurre otra cosa que mantener la compostura y fingir que no pasa nada, dejando la suela ahí tirada. 
 Lo que el chaval no sabía, es que tenía a cuatro Españoles a su lado capullos, que no pudieron evitar descojonarse ante la situación. Uno de ellos fui yo. Tengo mucho respeto por la peña pero es que no pude evitarlo. Os imaginaréis la escena cuando el chico y la chica se giran, y con la tontería se descubre el pastel. El chaval haciendo como que no se había dado cuenta y super colorado, la chica riéndose... En fin.
 Por último aquí tenéis la guinda del pastel. De vuelta a casa por las calles de Tokio, la peña se queda tirada en la calle dormida. Esto no es una casualidad, ni es un borracho, ni un enfermo, ni nadie a quien debiésemos socorrer. Es un chaval normal sobado en la acera. 


 Por lo visto esto que véis es de lo más común, Razi dice que cuando sale de fiesta, al volver, las zonas de Shibuya por ejemplo, parecen campos de cadáveres, y que la peña se tira al suelo como si le hubiesen dado al off repentinamente, no dándoles ni ta siquiera opción a recostarse contra una misera pared.
 Me dice el colega Alberto, que en lo que lleva en Tokio ya le ha pasado más de una vez, que él también se queda dormido por las calles, y claro, que como Tokio es tan seguro... Pues que es imposible que te roben. Lo peor es que eso último me lo creo.
 ¿Acabaré yo también durmiendo por las esquinas?

4 comentarios:

  1. Increible lo del personal durmiendo en la calle.
    Claro como está el suelo tan limpio debe ser fácil dejarse caer¡¡¡qué no te tiente¡¡¡ tú a la cama¡¡
    Besitos.
    Ikebana

    ResponderEliminar
  2. Dios tatooo!! He flipado con lo del kingdom hearts!! Que guaaay!!! Y lo de las colonias?? jajaja seguro que hay frikis que van super motivaos con la colonia puesta.
    Y anda que lo de la gente..! Esa era la prueba que faltaba para saber que es super seguro.
    Bueno sigue disfrutando mucho!!!
    Un besito!

    Awraaauuuu!!

    ResponderEliminar
  3. JASHI SUMOTO (que significa: Te cojo tu moto)Vaya reportaje guapo que nos has colocado, las vistas desde Optimus Prime fantasticas, es verdad que no se ve ni una montaña, por cierto, hareis una visita al Fujiyama?? luego lo de la tienda de Final Fantasy increible, con tu video trapero y tu vocecita de sorpresa y admiracion, se capta que estabas disfrutando de lo lindo y ya lo que me ha dejado descolocado, es esa mania que tienen los jodios japos, no solo por las niñas guapas, si no por quedarse sobaos en medio la calle tiraos en el suelo, la madre que los... Bueno campeon, me alegro de que ya estes repuesto del todo, en cuanto llegues a casa te vamos a agasajar con un rico sushi que me voy a currar para ti, jejeje... Cuidate, sigue manteniendonos "enganchados" y no te me quedes dormido por las esquinas ¿vale?

    ZANGUAN

    ResponderEliminar
  4. Que extraño que se queden sobando en la acera... y es increible que no les roben!Imagina hacer esto en España o en otros paises, te puede pasar de todo! Pues nada aidrer prueba un dia en sobar en las calles de Tokio!!! (coña no lo hagas)

    Muy graciosa la historia de la parejita!

    En general, me encanta tu blog, y tu manera de contar las cosas; no solo por que aprendemos aspectos de la vida de los japoneses y su cultura en general si no por que ademas le das la puntita graciosa esa que tu tienes!

    un abrazo campeón! se te exa de menos!

    J.J.B

    ResponderEliminar