jueves, 19 de enero de 2012

Microsites con fecha de caducidad.

 Seven:


 En referencia al último comentario de la entrada anterior de Aya, una lectora nuestra, he de pedir de nuevo disculpas por la demora (que no ha sido tanta), y decir que vamos a organizarnos un poco a partir de ahora. Me comentaba que sería de utilidad que fijase fechas de publicación para no manteneros mirando el blog una y otra vez (en el fondo sé que no lo miráis tanto). Ya lo había pensado, sobre todo porque mi colega Rulo me dice a veces que le jode un huevo entrar en el blog y ver que no hay nada. Mi único temor es no poder cumplir con esas fechas de publicación debido a que esté ocupado, por eso intentaré reorganizar mi trabajo y fijar fechas, incluso aunque no pueda cumplir el plazo, momento en el que os informaré de que:  “No se ha podido cumplir el plazo, retraso la fecha de publicación a x día”.
  Aun con todo, me pueden las ganas más de escribir que otra cosa, y es jodido reprimirlas por falta de tiempo, de verdad.


 Un microsite, micrositio, weblet o minisite, alude a aquellos grupos de páginas secundarias, cuya funcionalidad se basa mayormente en ampliar la información de forma notoria de una web principal, normalmente con una intención específica. En mi curro por ejemplo, hemos lanzado un microsite en nuestra web y facebook, que consiste en unirse a un club de nuestra empresa con promociones y sorteos.  
  
  Espacios dentro de un espacio, a veces definidos en una estación con caducidad.

 Yo computo dentro de un espacio de espacios, pero vosotros también, y en la versatilidad predecible de mi recorrido ordinario, los espacios temporales y precarios que amplían información sobre mí mismo se ramifican, y se disponen a enriquecerme, a veces a tocarme los cojones, y otras veces a sedimentar  a modo de recuerdo difícilmente regrabable.
  En la semana pasada, se programaba dentro de Seven un microsite melódico, fijado para el día 14-01-2012. El fin de semana se presentaba completo, y cuando recordaba que Nani vendría a pasar dos días a mi casa era consciente de que la caducidad era prácticamente inmediata, y que el mismo lunes montaría en el tren para volverse a Salamanca.
   
  “Mamá, el fin de semana no pienso pasar por casa apenas”.
  “Joder, cómo te lo montas”.

  En vísperas de que Nani viniese, me levanté de viernes con la llamada de Cristina, la mujer de mi padre, diciéndome que le habían ingresado en el hospital. Hace unos años le extirparon la vesícula, y como es dado a generar piedras, éstas ahora estaban en el conducto biliar, provocándole una infección chunga.
  No os preocupéis, la cosa no es grave, tan solo tenían que localizarle las piedras y quitárselas con un procedimiento que acaba en “copia”, ya sabéis, endoscopia, laparoscopia, colonoscopia, n.i.s.u.copia, y todas esas copias que te encogen de hombros y te hacen preguntar, “Pero entonces, no es grave ¿no?”
  Efectivamente, grave no, pero el dolor que tenía era insufrible, y verse ingresado en el hospital le induce a recordar lo frágiles que somos, y eso no es guay.
  Ese mismo viernes trabajé lo justo, estaba pendiente de que me llamasen del hospital para decirme qué habitación le habían asignado, y me fui a verle.
  Lo interesante de mi padre y Cris, es que enseguida hicieron de la habitación su estadía particular. No sé cómo hacen para ocupar con sus vibraciones cualquier sitio en el que estén, pero en el momento en que se relajaron supe que por muy raro que parezca, estarían a gusto. Cris, muy apañada ella, trajo el portátil, libros y mil cosas más. ¡Estaban en su maldita casa!

  Hacía tiempo que no me juntaba con mis amigos del barrio. Rulo y Jabo son como la noche y el día, de hecho en lo que a mí respecta, nuestro parecido también es a simple vista inexistente, pero solo a simple vista.
  Lo bueno de los amigos de toda la vida, es que no les queda otra que estar ahí, y que se reducen a uno o dos como mucho, porque por muy distintos que seáis, desde tiempos remotos ya llegasteis a un entendimiento recíproco, un respeto e incluso un reclamo de esa personalidad que tienen. Lo que mola de estos dos capullines es todo lo que nos separa y nos une, que para nada es poco, y la capacidad de proyectar e ilusionarse siempre, que es infinita.
  En la noche del viernes habíamos previsto un plan cojonudo, de esos que sabes que por narices salen bien, porque ir a casa de alguno de ellos a hablar de gilipolleces mientras tomas alguna copilla es mejor que ir a hacer el gamba por discotecas. Y así fue.
  A la quedada se sumaron dos colegas más que también aprecio, a uno en concreto, Héctor, le veo menos de lo que me gustaría, pero siempre que aparece mola. Plan de chicos, como nenazas encerradas en una lata de sardinas.
  Lo más destacable a parte de las largas horas de conversación, desvaríos, reflexiones e intercambios de ideas compartimentadas  en matices varios, dispuestas a pisarse unas a otras para hablar de todo y nada, es aquel momento en el que desvariamos con el video de “Ufoporno”, gritando y magreándonos como locas, sin necesidad de arrepentirnos. ¡Dios! ¿Por qué Dios?

  Espero volver a quedar con ellos pronto, porque tienen esa cabida de hacerte creer que todo es demasiado relativo como para que algo ingrato tenga más importancia que un agradable encuentro con la compañía adecuada.

  Al día siguiente, después de haber pasado la mañana con mi padre en el hospital, me fui a la estación de Chamartín a recoger a Nani. Estaba mirando un puesto de pulseras cuando la asusté por detrás, y supongo que no habría dudado en hostiarme a modo de reprimenda si no fuese porque las ganas de vernos se inclinaban más hacia el cariño, y el abrazo que nos dimos y la euforia que nos entró nos marcó un camino sencillo hacia un fin de semana de puta madre, tal cual, que acababa de comenzar.

  Antes de verla, ya habíamos hecho nuestros planes por teléfono. Ese mismo sábado iríamos a un japo a cenar, y compraríamos cerveza para beber en los montes, o en su defecto, en el descampado de al lado de mi casa bajo la contaminación lumínica, en lugar de estrellas.
  Nos habíamos propuesto hacer planes también sobre nuestro viaje a Tokio, de hecho el prólogo a todo lo molón que acontecería se establecería en un café de Fuencarral, en donde a eso de las 8 de la tarde pedimos dos coca-colas y una tarta que tenía tantos coloridos que parecía de jodida plastilina, pero a mí no me miréis, se la zampó entera la señorita.
  Cuando  eres víctima del optimismo, y tu complemento, o quien ha decidido serlo por un tiempo incierto está a tu lado, se cae en el ensueño, no quieres ver la realidad.
 “Vamos a hablar en serio”.
  Nani estaba agobiada, temía no recaudar dinero suficiente para que cuando acabase el plazo que nos hemos impuesto, poder pirarnos fuera. Yo también tengo el agobio a veces.
  “Nani, no temas porque estás ahorrando cojonudamente, ¡pensé que me asustarías!”.
  No mola hablar de pasta y no lo voy a hacer, pero es en esencia el mayor problema a solventar, o el mayor objetivo al que llegar. Es normal.
  Los plazos los fijamos como metas, pero las metas no deben ahogarnos, lo importante es que estemos juntos en estas cosas, aunque tengamos que aplazar un mes, dos o tres nuestro viaje, si así podemos ahorrar lo que nos falta.
  Haciendo planes que se construyen como un esbozo de trazos precisos, las expectativas futuras van mostrándose de manera más dulce que agria, y con la tranquilidad de que íbamos bien encaminados nos permitimos no volver a planear cosas en serio hasta un poco más adelante.
  En el restaurante japonés flipamos, nuestras ganas de sentir a Japón eran más grandes que las ganas de no tragar comida. Nos descojonamos cuando admitimos que por alguna razón, la comida no nos gustaba.


  El objetivo de todo aquello, por supuesto, era encebollarnos. Fuimos a casa y nos pusimos mil capas de ropa, hacía frío, y por eso seríamos unos esquimales dispuestos a hacer frente a cualquier impedimento de pasar una noche en el descampado haciendo el gañán. Dos abrigos cada uno, guantes, bufandas, cervezas.  
  No sé si fue por querer entrar en calor, pero la cabrona llevaba tiempo por teléfono diciendo que me iba a pegar una paliza, y lo hizo. Joder, además me daba golpes en los riñones, menos mal que como buen tipo duro la respondí asestándole hostias por doquier, y no flipéis, no nos pegábamos como quinceañeros que se gustan, es que nos dio por pegarnos sin más, como en una peli de Chuck Norris. De hecho también nos dio por gritar, pero no como en titanic, sino como becerros, y nos sacamos algunas fotos no por nada, sino porque teníamos que demostrar que habíamos estado juntos. El primer recuerdo en mi maldito disco duro se grabaría esa noche, y aunque el microsite de Enero en la vida de Seven caducaba dentro de poco, el Jet lag duraría y durará un tiempo.





  Mochitsuki, es una ceremonia japonesa vinculada a la celebración de año nuevo Japonés (creo) y se preparan todo tipo de platos a base de una pasta de arroz típica de esta fecha. En Madrid el domingo se celebraba una.
  Nos levantamos temprano, fuimos a ver a mi padre y Cris, que conocieron a Nani. Después nos piramos a la ceremonia del Mochitsuki en la salida 10 de la carretera de La Coruña.
  Cuando nos bajamos en mitad de un complejo de chalets a lo Silent Hill, no teníamos ni zorra de dónde habíamos acabado, ni dónde íbamos a acabar, de hecho parecía que aquel lugar estaba a medio hacer, y tal vez fuese así.


  Cuando nos creíamos perdidos, dos tíos raros nos llevaron al sitio. Les hicimos fotos porque eran raros. Nos dijeron que fuésemos andando tras ellos a tres metros de distancia. Fue tan siniestro que creo que en la foto se puede apreciar que nos alejábamos algo más de tres metros…


  Dentro del festival, flipamos. Lo único malo la pasta, todo demasiado caro, pero tenemos vídeos y fotos que aunque no de muy buena calidad, os pueden dar una idea. Allí quedamos con Razi, nuestro guía cuando estuvimos en Japón y bloguero también, ya he hablado de él alguna vez.





  En un escenario se hacían bailes y actuaciones. Por lo visto se hizo un “espectáculo” cómico que se suele hacer en Japón como humor. Consiste en sentar a un tío frente a una mesa llena de comida, pero cubierto con una bata negra que solo muestra su cabeza. Un segundo tío se esconde detrás, y saca sus brazos por la bata, de manera que… Qué cojones, os pongo el vídeo y me entendéis mejor.



  Fue bastante gracioso. Acabado el espectáculo y con la presentadora pidiendo voluntarios, a Nani no se le ocurre otra que levantarme la mano. Íbamos a hacer lo mismo que los dos japoneses de la bata, pero yo por cojones sería los brazos.
  Había de todo en la mesa, a ciegas y tanteando lo que podía coger o no, el mejor recurso fue el bote de nata. Cuando indeliberadamente echaba nata a Nani en la cara, mezclada con magdalenas, yogurt y mandarinas, sólo escuchaba la risa del público, y yo me descojonaba cual zanguango mientras mi víctima se revolvía y chillaba. Tal vez no debería pero… ¡Muajajajajaja! ¡Sufre!
  Alguien me tiene que explicar por qué a veces nos da por hacer chorradas como tirarse por una cuesta de hierba rodando como si tuvieses tres años. Cuando la friki de Nani me invitó a hacerlo pensé que estaba de coña, cuando nos tiramos como croquetas enrollados uno en otro finalmente pensé que estábamos gilipollas.
  Acabado el festival fuimos a ver a su hermana mayor, una tía muy maja con un novio muy simpático también, que tenían hospedado en su casa a un conejo cuya parcela ocupaba más espacio vital que el que deberían tener sus dueños.
  Volvimos después a hacer una visita rápida a mi padre y acabamos aplatanados en casa, viciándonos a la Xbox, y hablando sin parar.
  Nos costó dormir, de hecho creo que sólo dormimos una hora y pico porque nos pudo el sueño, estuvimos en vela toda la noche hasta que la indeseada alarma nos avisó de que era lunes laborable.
  Si nuestras expectativas futuras son más dulces que agrias, la caducidad de éste microsite dejó un sabor agridulce. Suponiendo que todo ocurre por algo, cruzas dedos para que esas casualidades que nos han encontrado, y esa conexión imparable siga su curso natural, o al menos lo más fiel al principio que la creó. Acojona ¿eh? lo peor es que te echo de menos.
  La semana sigue su curso con normalidad, trabajo y más trabajo. Arrastro horas de sueño del finde y no me desagrada. Sufriendo las secuelas de ésta ramificación, me empano pensando en todo lo que tenemos por delante, Tokio, y muchas aventuras acordes a este ritmo. Mucho ánimo Nani, y muchas gracias.

  
 
 FECHA PRÓXIMA ENTRADA: LUNES 23 ENERO A PRIMERA HORA.

Intentarémos escribir un mínimo de 3 entradas semanales. Buen fin de semana!

16 comentarios:

  1. Joooder como desfasais xD, el campo estaba nevado o helado? porque nieve no vi! ya vere los videos en casa que aqui no puedo, pero me a parecido una entrada muy buena y veo que lo habeis pasado de puta madre, me alegro mucho, y nada, que tu padre se mejore pronto!

    Salu2!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No era nieve! es un efecto de la camara. Gracias por todo Ronbrutal y espero ese encuentro en la Japan Weekend como minimo

      Eliminar
  2. Joder, aprovechando este filón natural que tengo, estoy pensando en colocarme rastras y hacerme con un puestecillo para vender "piedroscopicollares" por las ferias y fiestas de los pueblos. Una vez extirpadas las meto en un botecito y luego a currarme y a vender collares únicos... buena idea ¿no? XD. Cachondeo a parte, ya estoy fenomenal, ahora solo hace falta que me den algo de comer y seré feliz del todo. Ronbrutal, como decía, ya estoy fenomenal, son cosas que inevitablemente al ser humano nos pasan en mayor o menor medida de vez en cuando, pero que mientras no llegue la sangre al río, todo es superable, muchas gracias.
    En cuanto a crear nuestro hábitat impregnándolo de nuestras vibraciones, es vital. En esta bola, que creo llaman planeta, en la que vivimos a velocidad de vértigo, si no te haces de tu propio, personal e intransferible "hueco" vayas donde vayas, vas jodido.
    Hablando de Nani, hemos visto en ella una chica luchadora, discreta, educada, sencilla, simpática y muy maja. La próxima vez que vengas, no dejes de visitarnos.
    Pues nada, aquí sigo en mi hueco hospitalario, sin piedras ya y esperando que me traigan un jodido bocata de beicon con queso fundido... :S

    Besos

    ZANGUAN

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al zanguango ya le han dado el alta! jejeje. Gracias por seguirme tan de cerca! eres mi mejor seguidor. Me alegro que la buena impresion de Nani tambien haya sido por su parte!

      Eliminar
  3. ¡La entrada genial, como siempre!
    Tu si que te lo montas bien, entre quedadas y festivales :P
    Espero que todo te siga yendo bien, un saludo!


    PD: No te recomiendo lo de sacar entradas por dia establecido, para los que leais este comentario, sigais o no mi blog, hacer una entrada porque toca y sin motivación es horrendo, pierde muchisima calidad. Te recomiendo que sigas asi, escribe cuando quieras escribir. No cuesta tanto pasarse una vez cada 1 o 2 dias a ver si hay entrada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Jirijuas! No te preocupes por lo de fijar fechas, normalmente voy pensando la temática muchos días antes, a veces escribo cosillas antes y todo y las acumulo para la fecha de publicacion, asi no me agobio. Se agradece que vayas siguiendome!

      Eliminar
  4. Me ha gustado muchisimo la entrada, me gusta leer lo bien que lo pasasteis y como te dije en un comentario cuando estabas en Japon, te explicas tan bien que nos transladas a los momentos que vives.
    Nani a ver si la proxima vez que vengas puedo conocerte mas! Que este finde he estado un poco ausente.


    Awraaaauuuuu!!

    P.D: A ver si en tus vivencias haces ver que tienes una hermana jo.. =(

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cachorra! que sepais todos que la cachorra que aulla es mi hermana!! Muy maja ella y buena chica XD, algun dia haré un especial sobre ti! te lo prometo!! Ahora te veo en el salón!

      Eliminar
  5. Una entrada genial!!La verdad es que lo pasamos muy bien y se está haciendo un poco cuesta arriba seguir con el día a día.Ya nos apañaremos otro finde mejor que el anterior!
    Zanguan,muchísimas gracias por tus palabras.Cris y tú me caiste genial.Sois casi tan místicos como Seven.
    Y Rebe,opino igual que tú,que ese finde estuviste un poco ausente,espero que lo pasaras bien y que a la siguiente nos veamos más!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno.... proximo encuentro previsto ya... yeah! Me alegro que te cayesen bien mi Padre y Cris, no puedo decirte mucho más porque se nos va a acartonar el cerebro...

      Eliminar
  6. estáis más locos de lo que pensaba...^__^U
    pero me alegro de que la conexión siga y de que os lo montéis tan bien, que el sentimiento tokyota nunca desaparezca!!!!!!!
    Y a ver si la próxima vez incluis a la gemela buena!!juuuummmmmm
    GAMBARÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉÉ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, pues nada, para la proxima nos montamos un reportaje contigo!!! No se si creerme que seas la hermana buena.... Un besazo Ela...digo anónima!

      Eliminar
  7. Un grandísimo Viernes!!!! Esto hay que repetirlo, hacía tiempo que no lo pasaba tan bien!!!! En el momento en que nos pusimos a gritar Ufoporno después de ver el video fué el momento más álgido de la noche. 
    En dos palabras para definir esa noche... Increible e irrepetible!!!

    Seven es uno de esos amigos que hacen falta en tu vida, para mi personalmente imprescindible, cualquier fiesta o quedada con los amigos jamás es lo mismo sin él, es una persona que bajo mi punto de vista, te hace sentir muchas veces euforia al máximo nivel e incluso dicha expresión se queda corta, vamos que en resumidas cuentas mi amigo es la putisima ostia/polla.

    Me alegro de que estés poco a poco recuperandote y ya hayas pasado lo peor Zanguan;-) ha debido de ser un dolor horrible, la palabra piedras, sean donde sean dentro de tu cuerpo  nunca suena a nada bueno xD, pero ya pasó todo lo difícil por suerte y en el futuro será solo un recuerdo de lo que hoy fué.

    En cuanto a tu finde Seven, que decir, te lo has montado mejor imposible, seguramente el Lunes cuando llegaste a la oficina casi sin haber dormido, estarías reventado y pensarías algo asi como... Dios que llegue esta noche ya para irme a sobaaar...

    Una grandísima entrada, no me dejas de sorprender con lo bien que escribes, y si, da rabia cuando me meto y veo que no hay nada nuevo aquí escrito jeje, pero también lo comprendo, las responsabilidades son lo primero, y eres una de las 3 personas más liadas y comprometidas con sus responsabilidades que conozco, sino pueses escribir es algo perfecctamente comprensible (Esto último va por Nani también!! Haber para cuando tu siguiente entrada!!que también estamos impacientes contigo!!) Jejeje.

    P.D. Me gustaría que en alguna próxima entrada,  pusierais una canción que os molara que escucháranos mientras leemos, Gracias!!!

    (-;Rulo;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rulo... No hay nada que pueda decir que no sepas ya, gracias por seguirme y estar siempre tan receptivo a mi, nos quedan muchas cosas por compartir aún...

      Eliminar
  8. Me alegro de que tuvierais vuestro finde genial! Se ve que lo aprovechasteis al maximo!

    Bueno.. mucho animo con el dia a dia y pensad que ahora hay un huevo de gente que esta jodida con lo examenes de febrero y que yo preferiria estar en mi rutina de mes normal...v.v

    De todas formas animo animo y a pensad que os vereis en nada. Me parece increible que os veais tanto estando en ciudades distintas..^^

    En fin.. que me alegro de que hayais fijado el dia de la entrada porque la verdad que era un poco frustante.. asique asi es mas practico.

    Un besin Adri..^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus ánimos, y ánimo a ti tambien con los examenes! Si que es cierto que vivimos en ciudades distintas, pero somos demasiado motivados como para no dejarnos llevar por la tonteria! XD

      Eliminar